Amor propio

Nada mas salir de la carcel se apunto a un curso de yoga que daba uno que conocio dentro que decia que habia aprendido entre chute y chute siendo hippy en Goa. Era consciente que a sus años era un poco tarde para empezar a contorsionarse, pero lo veia como una inversion y de inversiones originales el sabia. Si a los tres meses conseguia llegar a chuparse la polla seria un gasto semanal mas que se ahorraba, ademas de la gasolina del viaje de ida y vuelta hasta el poligono industrial y la aprension que el riesgo de dicho viaje siempre le habia provocado.
Asi estaba esa tarde, practicando, tumbado en el suelo sobre la alfombrilla del baño, desnudo menos por sus calcetines de punto blanco, con los pies en alto y medio indice en el culo, intentando doblar lo suficientemente el espinazo como para llegar a introducirse el capullo en la boca y llegando tan solo a tocarse la punta con lengua en los momentos que conseguia aguantar la respiracion al maximo. Ignorando los teletipos de dolor que las cervicales mandaban a su cerebro, ensimismado, concentrado como un halterofilista con obcion a medalla. Deseando ser un gato. Y asi le pillo su madre, en el justo momento que se disparaba a boca jarro, salpicandose el bigote, la nariz y los ojos, aunque el no la vio porque sabia que se corria y los tenia cerrados.

-"Aqui tienes la muda...". Murmuro su madre, sin tiempo a quedarse idem, dejando sobre la taza del vater unos gayumbos y una camiseta damartermolactil recien planchados. Mirando a su hijo con esa cara de circunspeccion que solo pueden poner las madres arrependidas de no haber abortado. El no dijo nada. Apenas pudo ver la sombra entre los parpados medio cerrados por el pegamin vital y el resplandor de la bombilla de 60 vatios. Se incorporo dolorido, se trago su amor propio y se limpio la cara con la muda, todavia calentita, como recien sacada del horno. Se miro al espejo y vio que, "vaya", se habia dejado una estalactita en el lobulo de la oreja que bien podria haber sido una lagrima de su subconsciente llorando desconsolado. Se dio un enjuague de listerine que le hizo cosquillitas en el gaznate y tras una ducha rapidita se presento de nuevo al mundo fingiendo una sonrisa nerviosa de concursante en apuros, como si nada hubiera pasado.

-"Que hay de cenar?", le dijo a su madre, asomando la cabeza por la puerta de la cocina.

-"Ah! pero todavia tienes hambre?", respondio ella, que desde lo sucedido habia desarrollado un sarcasmo cillit bang con el que intentaba limpiar, sin lograrlo, su corazon enquilosado por el oxido del odio. Odio a si misma por acceder a acojerle y odio al mundo por haber osado tratar asi a su hijo. Ni siquiera se atrevio a darse la vuelta para mirarle a la cara, siguio pelando patatas.

-"Mama... perdona, pero eso te pasa por no llamar antes dentrar". Dijo el, acostumbrado como estaba a estar rodeado de abogados.

-"... Podrias echar el pestillo, hijo, que parece que lo haces a posta y una madre no tiene por que ver esas cosas, que ya tienes edad Alvarito, que si te hace falta dinero pa putas yo te lo doy, hombre, ya nos apañaremos". Respondio la madre, sin darse cuenta que en ese momento caia en la cuenta que a lo mejor eso era precisamente lo que su hijo pedia a gritos con sus actos desesperados. Suspiro. "Tortilla de patata", concluyo, meneando la cabeza de lado a lado como los perrillos esos que la gente diferente pone en los salpicaderos de sus opeles corsas. "Ahi en el monedero hay 30 euros, tienes suficiente?", dijo, al tiempo que la diapositiva de su hijo en el suelo del baño se volvia a proyectar en la pantalla de su cerebro en blanco.

-"Gracias". Respondio el de inmediato. Se arrimo a su madre por detras e hizo como que la daba un abrazo, pero cuando fue a darle el beso en la mejilla ella aparto la cara con asco, como si el que la fuera a besar fuera un corredor de bolsa sudado. Y encima con bigote y apestando a habanos.

-"Y a ver si levantas cabeza hijo, que desde que paso lo que paso nos tienes preocupados". Dijo ella, en tono triste y desesperado.

-"Tranquila, quen cuanto me salga algo me busco un piso de alquiler y no vuelvo a molestar. Todavia me queda algun contacto". Sonando mas como si el mismo se lo estuviera preguntando, sabiendo de sobra la respuesta, que no, que habia sido abandonado.

Que cada perro se lama su pijo, ques a lo que iba...

4 comentarios:

Tartamundos Trotamudo dijo...

Banda sonora sugerida: "Autosuficiencia" de Parálisis Permanente.

Jezabel dijo...

Ohhhhhh, mancantao! Que colmillos tan afilaosssss!!! besicos

[H/C]--(S) dijo...

Jobar qeu bien suenas no?

Me recuerdas al Hans...


Sigue asi enserio ^^


(S)

Mr Hans dijo...

Que descojono, sigues siendo mi heroe.
De momento no voy. Ya he tenido suficiente primer mundo por este trimestre. Me vuelvo ya, pero tengo en mente el tema y en cuanto se alinee algo, voy, Veste poniendo a refrescar unas wet paint.