Papa pitufo! Pa papi tufo!

Hacia meses que lo esperaba con curiosidad y ansia. Habia hablado con sus amigas y leido de pe a pa los articulos del SuperVale. Incluso se atrevio a buscar informacion en el guguel tras alguna que otra clase de informatica. Se llego a plantear si rebuscando entre las broncas diarias encontraria el momento excusa para hablar del tema con la nueva mujer de su padre. Aunque sabia de sobra que no, que nunca se rebajaria a darle ese gustazo, estando como todavia estaba ese "si quieres, podemos ser colegas" fresquito, rayandole el suelo del cerebro recien encerado, rechinando. "Impostoraijadeputateodio".
Para volver a llenar el vacio de la ausencia como solo puede llenarlo una niña de sus años, desconsoladoramente llorando y llorando.
Al final, como no podria ser de otra manera, nada ni nadie la preparo para que cuando por fin llego el momento este resultara ser tal cual lo pintaban en los sicotropicos anuncios de compresas. Sijasi, su primer periodo le vino azul, como le vino a Picasso. No se lo esperaba, y desconcertada y desconocedora por completo de su descendencia directa de Sissi emperatriz por parte de madre, achaco aquel manchon añil de paquete de 20 bolis bic cristal del todo a un euro destintados a haber llevado toda su vida bragas Princesa.
Tras el susto, el asco, el enjuague en el bide y la falda del uniforme en la lavadora ya cargando, sonrio complice al espejo y se sintio como una reina.
Sexploto el grano. Se arreglo (pero esta vez de ponerse guapa, si, si, incluso con granos). Se puso una ausonia noche de Siquierespodemosercolegas y, sin reponerse a la extrañeza de llevar aquello entre las piernas, le mando un mensage a su novio que salia en media hora de la academia de idiomas para que fuera a buscarla con la moto.
Hasta aquel dia nunca habian pasado del quitame alla esas pajas, pero aquella tarde noche, tras el porrillo y las toses, en aquel edificio de urbanizacion a medio acabar por la constructora en quiebra y el director en Varadero desconocido, echaron un polvo vertiginoso ("ay!", "aaah", "ya?", "ya", "pues vaya...")

... pero en toda regla (ques a lo que iban).

Y el principe azul y colorin colorado...

2 comentarios:

Jezabel dijo...

Y echo su primer polvo con su primera regla? Lo sabía, me he quedado demodé, algún día tenía que pasar, señor. Beso

Tartamundos Trotamudo dijo...

Las nuevas generaciones (NNGG) vienen pisando fuerte, como si fuesen un AlejandroSanz de la vida, con acné.

¡Viva el Padre Abraham!